Julia Cilleruelo Fernandez del Moral es una estudiante de la promoción del 2022 de Indiana University–Purdue University Indianapolis (IUPUI) en Indianapolis, Indiana. Ella comparte su experiencia del primer semestre abajo.


¿Qué aspecto cultural te ha resultado más impactante, es decir, qué te ha impresionado más en comparación con la cultura española o a qué costumbre te está costando más incluir en tu vida?

El ambiente universitario fue un shock para mí. Hay muchísima mas diversidad, muchos estudiantes están involucrados en servicios comunitarios o clubs y la mayoría vive en el campus o muy cerca de él. Cuando llegué, no me esperé sentir que formaba parte de la universidad tan rápidamente; en seguida participé en clubs diferentes, hice voluntariado, y comencé a conocer gente de círculos diferentes con los que disfruto de mi día a día.

A pesar de estar en Indiana, un estado que no tiene mucha diversidad, la ciudad de Indianápolis, y mi universidad en concreto, tienen una gran variedad estudiantil. En España no estaba acostumbrada a esto, y puede que fuese el mayor shock, pero ahora me acostumbrado a vivir en este ambiente y me encanta. Además, la mayor parte de mis amigos son mis vecinos en mi misma planta, viven en otra planta, o a diez minutos de mi residencia; esta cercanía me ha ayudado a crear vínculos muy estrechos con ellos, estudiantes con los que estudio y paso mi tiempo libre a diario.

¿Cómo es tu día a día como estudiante en EEUU? ¿Se corresponde con lo que esperabas antes de tu partida? En caso negativo podrías explicarnos en qué difiere con tus expectativas?

Una de las cosas que más ha cambiado desde que empecé a estudiar en EE.UU. es que ahora apenas tengo tiempo para mi misma. Ha sido la experiencia más enriquecedora que he tenido en toda mi vida, desde académicamente hasta socialmente, me encuentro ahora en un ambiente espectacular que me hace cada día más feliz.

¡Sí se puede!

Al llegar aquí, pensé que me costaría hacer amigos, defenderme en inglés (nunca había tenido ninguna otra experiencia de inmersión lingüística) o incluso hablar con los profesores de forma cercana. Sin embargo, el tener un acento español atrae más a la gente, y de repente me encontré rodeada de un montón de americanos y personas de todo el mundo interesadas en saber más de mi cultura y oírme hablar. En seguida olvidé mi miedo de ser juzgada por mi inglés y comencé a sentirme a gusto y orgullosa de poder compartir la historia y responder el por qué una española está estudiando en Indiana.

¿Crees que la formación ofrecida por el CCC te ha ayudado en tu adaptación tanto a la vida universitaria como a la cultura americana? ¿Crees que podría mejorarse? ¿Cómo?

Gracias al CCC pude tener una mayor cercanía a la vida universitaria y la cultura americana; nunca había ido a Estados Unidos ni conocía a nadie que estuviese estudiando allí. El oír las experiencias de americanos me animo a aplicar para universidades, por lo menos para intentarlo. Y mereció la pena. Siento como que estoy en el sitio en el debía estar, me siento muy cómoda con el lugar y la gente y los estudios me están encantado por fin. De no ser por el CCC, no habría sabido nada acerca de lo que es estudiar aquí y de las oportunidades que tenemos de ser algo mas allá de estudiantes.

Dicho esto, eche de menos el poder hablar con estudiantes que había pasado por lo mismo que yo. Me hubiese gustado haber hablando con los senior o los universitarios cuando era junior y con los universitarios españoles cuando era senior para oír sus experiencias, aprender de sus errores y escuchar sus consejos.

¿Cuál es tu clase favorita?

Para mi minor en liderazgo estoy en una clase este año sobre el comportamiento humano en organizaciones y de momento me encanta. Es la clase más práctica en la que he estado; tenemos un gran proyecto para el semestre en el cual tenemos que ir a un restaurante de la ciudad y observar como funciona el local. Tendremos que hablar con empleados, encargados y jefes para luego hacer una reflexión de cómo funciona el restaurante y sugerir cambios o formas de mejorar su funcionamiento.

Además, como el minor que hago es de honores, tengo que hacer un “honors contract” con la profesora, lo que significa que tendré que hacer un trabajo de investigación. Para este contrato voy a hacer una investigación en los estudiantes internacionales de la universidad y en una organización que se llama International Peer Mentoring Program, por lo que tendré que analizarla más detenidamente y sugerir formas de mejorar el programa.

¿Te ha resultado fácil hacer amigos en EEUU? ¿Son estadounidenses o estudiantes internacionales?

Yo soy una persona bastante abierta que le encanta conocer gente nueva, y hablar con desconocidos, por lo que no tuve ningún problema. Al principio estaba un poco cortada ya que no conocía a nadie, pero el hecho de ser española ayudó. Yo era la única representado a este país y casi ningún internacional o americano había conocido a algún español. Esto hizo que muchas personas me vieran como exótica, por lo que pude entablar conversaciones rápidamente. De mi grupo de amigos, diría que la mitad son internacionales, de India, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Puerto Rico principalmente.

Hacer amigos americanos es un poco más difícil; aunque sean más amigables en un primer momento, luego no quedan fuera de clase ni intentan desarrollar una mejor amistad. No todos los americanos son así, tengo muy buenos amigos con los que paso horas a diario, ya sea estudiando en sus habitaciones, yendo a cenar juntos porque se nos olvida la hora a la que cierra el comedor, o animándonos los unos a los otros para ir juntos al gimnasio.

¿Quieres compartir algo más?

Sueño

Ahora mismo, estoy viviendo mi sueño. A medida que estaba rellenando mis solicitudes de admisiones en bachillerato, me daba cuenta de las escasas posibilidades que iba a tener de estudiar en Estados Unidos. No pensaba que lo iba a conseguir por mi situación financiera, pero al final se cumplió mi deseo de estar aquí. No me arrepiento de haber estado escribiendo más de diez ensayos, ni haber tenido que coordinar a mis profesores y instituto para mandar todos los documentos. Todo ese esfuerzo valió la pena y siento que estoy exactamente en el sitio en el que tengo que estar.